Qué ver en Viena en tres días

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Turismo
  • Comentarios de la entrada:0 comentarios

¿Qué ver en Viena? Te invitamos a descubrir una de las capitales europeas más lindas, famosa por sus palacios, edificios históricos y sus famosos residentes que le dan su toque cultural e intelectual. Situada sobre el río Danubio y con los Alpes de fondo, visitaremos la ciudad capital de Austria.

Las calles de Viena

Uno de los sitios más importantes es la Catedral de San Esteban o Stephansdom. Se trata de un imponente edificio de estilo románico y gótico con un impresionante techo que se puede apreciar desde el mirador. Desde allí podrás disfrutar de una maravillosa vista de la ciudad y de todos los tesoros históricos y arquitectónicos dentro de ella. Es el lugar de referencia de Viena, sin dudas, y el punto de partida de todos los paseos.

Catedral de San Esteban en Viena
Catedral de San Esteban
Vista del techo de la catedral de San Esteban
El techo de la catedral

Desde el siglo XIII, Viena estuvo protegida por una muralla que posteriormente debido al crecimiento de la ciudad se derribó en 1857. Allí se construyó la Ringstrasse, una avenida circular que rodea el centro histórico, sobre la que se encuentran los edificios más famosos y los puntos turísticos.

Viena y sus palacios

Hay mucho más para ver en Viena. La ciudad es famosa por sus magníficos palacios. El más grande es el Palacio Hofburg, que fue residencia imperial y de la realeza austríaca, principalmente la dinastía de los Habsburgo. Posee 2600 habitaciones y es actualmente la residencia del presidente de la república.

Dentro del mismo encontrarás el museo de la emperatriz Sissi. Sus objetos personales como vestidos, joyas y retratos, te transportarán a su historia y te harán recrear su legendaria imagen.

También en el Palacio de Hofburg se encuentra la Biblioteca Nacional de Austria, la más grande del mundo. Cuenta con diversos elementos de gran interés histórico (además de sus ocho millones de libros) como papiros, partituras, globos terraqueos, mapas y grabados, entre otros.

Vista del Palacio de Hofburg
Palacio Hofburg

El Palacio Schönbrunn era la residencia imperial de verano. Fue declarado patrimonio de la humanidad en 1996 por la UNESCO. Posee pintorescos jardines y sus salones y galerías fueron testigos de diversos hechos históricos. Es conocido como el “Versalles vienés”. Por si esto fuera poco, en sus terrenos se encuentra el zoológico más antiguo del mundo.

Si quieres sentir más a fondo la atmósfera vienesa, puedes disfrutar de una cena y concierto de música clásica en el palacio.

Vista del Palacio de Schonbrunn
Palacio Schönbrunn

El Palacio Belvedere, otra monumental obra de estilo barroco que es en realidad un complejo palaciego, alberga tres museos de arte austríaco y hermosos jardines que forman la postal pefecta.

Palacio Belvedere en Viena
Palacio Belvedere

No olvides conseguir los accesorios que necesitas para tu viaje con tiempo. Aquí encontrarás productos de muy buena calidad.

Si quieres conocer Viena desde otra óptica, puedes recorrerla con el autobús turístico. Este vehículo descapotable de dos pisos te permite subir y bajar las veces que quieras para conocer los puntos más importantes.

Si prefieres un servicio de traslados privado con un chófer a disposición, consulta aquí .

¡La Vienna Pass es una gran opción que te permite acceder a 60 atracciones de la ciudad, sin hacer colas, por un precio mucho más conveniente!

Otras atracciones de la ciudad

Uno de los elementos más representativos de la ciudad, es la famosa noria (Wiener Reisenrad) situada en el parque de atracciones del Prater, ubicado en un parque del mismo nombre. Esta rueda de la fortuna tiene 61 metros de altura, y fue la más alta del mundo hasta 1985. De todas formas, puede presumir de ser la más antigua, ya que data del año 1897.

En el parque de atracciones encontrarás todo tipo de juegos y entretenimientos que se pagan por separado, ya que la entrada es gratuita. Además, hay restaurantes y puestos de comidas en los que podrás probar los clásicos platos vieneses. Si eres cinéfilo, la noria aparece en varias películas como El tercer hombre con Orson Wells, Antes del amanecer o The Living Daylights.

Vista de la ciudad de Viena desde la popular noria inaugurada en 1897
Noria de Viena

Otro lugar imperdible para ver en Viena es Hundertwasserhaus. Se trata de un complejo residencial diseñado por un artista austríaco de apellido Hundertwasser. Quedarás maravillado al ver ese edificio similar a un rompecabezas, con suelos ondulados, mezclas de colores y formas, y árboles en el interior asomándose por las ventanas. Su estilo es similar al del español Gaudí.

Este sitio no se puede visitar porque es de uso privado, pero es la foto obligada de tu visita a Viena. Además, hay un centro comercial en las inmediaciones con ese estilo (Hundertwasser Village), que cuenta con un museo con obras del artista.

Complejo residencial Hundertwasserhaus
Hundertwasserhaus

No olvides aprender un poquito de inglés antes de emprender tu viaje a Europa. Aquí encontrarás los mejores cursos en eBooks y videos, con explicaciones claras, paso a paso y en español. ¡Elige el que mejor se adapte a ti!

Viena, entre naturaleza y cultura

El Stadtpark o Parque de la ciudad es el más famoso. Data de 1862 y se ubica en un punto neurálgico de la ciudad, siendo el preferido de locales y turistas. Aquí podrás disfrutar y ver Viena en su lado más natural sin perder su toque cultural.

El río Wien divide el parque en dos y a su vez varios puentes unen ambas partes. Además de su rica y variada vegetación, es popular por la estatua de bronce dedicada a su ciudadano ilustre Johann Strauss, compositor de los inolvidables valses vieneses como Danubio Azul. Se dice que el músico vivía cerca del Prater.

Monumento a Strauss en el Stadtpark de Viena
Monumento a Strauss

Los vieneses y su identidad cultural

Como ya mencionamos anteriormente, Viena fue una importante capital musical, cultural e intelectual. Otro de sus residentes destacados fue Wolfgang Amadeus Mozart y tienes la posibilidad de visitar su casa museo en pleno casco histórico. Allí encontrarás sus objetos personales e instrumentos musicales y te sentirás en la Viena de aquellos años del siglo 18.

Si eres fan de la música, no puedes perderte la visita a la Ópera estatal de Viena, el centro de la vida musical de la ciudad y famosa mundialmente.

Fue inaugurada en 1869 pero los vieneses no quedaron muy convencidos con el edificio, por lo que el arquitecto se suicidó a causa de ello. Su sucesor tampoco pudo aguantar la presión y murió de un infarto. Fue también bombardeada durante la segunda guerra mundial, hasta que finalmente reabrió sus puertas en la dácada del 50.

Puedes conseguir entradas por 3 o 4 euros de pie (sin reserva de asiento) pero no se venden de forma anticipada y deberás hacer cola para comprarlas.

Opera estatal de Viena
Ópera de Viena

Si deseas buscar más actividades y excursiones en la ciudad de Viena y alrededores, haz clic aquí.

Qué ver en los alrededores de Viena

Si te interesa la historia contemporánea, puedas realizar una visita al campo de concentración Mauthausen, a unos 165 km por ruta desde Viena. Se trata de uno de los campos de trabajo más grandes del Tercer Reich.

Si te fascinan los lugares mágicos y con encanto, puedes visitar Hallstatt. Se trata de un pueblo de ensueño con vistas salidas de un cuento de hadas en medio los Alpes. Se encuentra a unas tres horas y media de Viena.

Una ciudad imperdible y llena también de vistas fantásticas, historia y cultura es Salzburgo. Además de ser famosa por sus paisajes, es la ciudad natal de Mozart. Está a unas tres horas de Viena, y se realizan excursiones en el día.

La excursión por los valles del Danubio y Wachau, te lleva a las ruinas del castillo de Dürnstein, la Abadía de Melk, y la región vinícola de Krems. Podrás navegar en crucero por el río y contemplar las maravillas naturales de esta región declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Cabe destacar que la Abadía y la región de Wachau fueron seleccionadas en 2008 como mejor destino histórico del mundo.

Platos típicos

Ya hablamos de lo que puedes ver en Viena, pero no todo termina ahí. La ciudad se disfruta con todos los sentidos y pasaremos directo al paladar. No olvides probar algunos platos típicos durante tu visita. Uno de ellos, quizás el más representativo es el Wiener Schnitzel o escalope vienés, muy parecido a las milanesas. Se trata de un trozo de carne que puede ser de vaca, pollo, cerdo, cordero o pavo rebosado y frito.

Otro clásico muy presente en la gastronomía local son los embutidos, principalmente las salchicas. Si quieres llevarte una grata sorpresa prueba la Käsekrainer, una salchicha rellena de queso que es una verdadera explosión de sabores en la boca. Basta con imaginarse el quesito fundido que no necesitamos más palabras.

Si te gustan los dulces no dejes de probar la torta Sacher, típica de Austria, que lleva el nombre de su creador. Sus ingredientes principales son el chocolate y la mermelada de albaricoque. Su característica fundamental suele ser el nombre “Sacher” escrito sobre su base. Otro de los postres tradicionales es el conocido Strudel de manzana.

Torta Sacher, un clásico de la pastelería austríaca
Torta Sacher, un clásico austríaco

Espero que te haya gustado este artículo. Si ya estuviste en Viena y quieres compartirnos tu experiencia, eres bienvenido/a.

Nos vemos en Viena, y ya sabes: ¡Nunca dejes de viajar!

Qué ver en Sevilla

Qué ver en Los Angeles

Planifica tu viaje

Deja un comentario