En este momento estás viendo Crónicas de un viaje atípico

Crónicas de un viaje atípico

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Turismo
  • Comentarios de la entrada:0 comentarios

Todo viaje, por más rutinario, poco planificado o atípico que parezca, nos dejará decenas de anécdotas inolvidables e historias imborrables…

Todo comenzó de un día para el otro. Era un viaje con fines familiares, más social que turístico. Sin embargo, siempre se busca conocer un poquito más, explorar y sobre todo aprender de cada lugar. La idea era ir desde Buenos Aires hasta Asunción, capital de Paraguay, pero por tierra. Estamos hablando de casi 1300 km. El medio de transporte elegido fue el ómnibus o micro (como lo llamamos en Argentina).

Hay muchas empresas que ofrecen ese servicio de forma regular, y optamos por Crucero del Norte. Para muchas personas como yo, que queremos llegar lo más rápido posible a destino, era un desafío encarar esa aventura de viajar tantas horas, pero sin duda alguna, es una experiencia que hay que realizar, incluso para probarnos a nosotros mismos y convertirnos en “viajeros todo terreno”.

Buenos Aires – Santa Fe

Tomamos primero la Ruta Nacional 9, pasando por localidades importantes del norte de la provincia de Buenos Aires como San Nicolás; luego transitamos por la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, y seguimos rumbo hacia el norte por la Autopista Rosario- Santa Fe (la capital provincial). Antes de llegar a la misma pasamos por Coronda, la capital nacional de la frutilla, que también cuenta con pintorescas playas sobre el río del mismo nombre. Ya caía la noche y desde allí agarramos la Ruta Nacional 11 (no confundir con la provincial que es la interbalnearia bonaerense) y emprendimos camino derechito hasta la capital paraguaya. La dirección era solo una: el norte.

Santa Fe – Chaco

Curiosidades de San Justo y Reconquista

En nuestro recorrido pasamos por diversas localidades muy renombradas, cada una con su particularidad. Una de ellas es San Justo, situada en la provincia de Santa Fe, que entró a la historia por sufrir un tornado de categoría F5 en 1973. Si has visto la película Twister de 1996, recordarás que esa es la categoría máxima. De hecho, dicho tornado fue el más fuerte de la historia registrado en Sudamérica y todo el hemisferio sur. Hay mucha información sobre el tema y es realmente interesante.

Otra importante ciudad del norte de Santa Fe es Reconquista, famosa por ser el lugar de nacimiento del futbolista argentino Gabriel Batistuta, que tuvo un papel destacado en el club Fiorentina de la liga italiana y en la selección nacional de su país. Llegamos allí de madrugada y realizamos una parada en la terminal, aunque solo había una persona esperando el ómnibus.

El paisaje campestre te brinda la posibilidad de disfrutar de un cielo nocturno diáfano, donde puedes observar las estrellas, relajarte y el más afortunado hasta dormir profundamente. Luego de unas horas, una intensa niebla invadió la noche mientras atravesábamos la provincia de Chaco.

Si te interesa la historia de los fenómenos naturales como los tornados, te sugiero un interesante documental:

Formosa – Asunción

Las primeras luces del alba nos sorprendieron ya en la vecina provincia de Formosa, en el límite con Paraguay.

No se necesita ver ningún cartel de localización, ya que las palmeras que comienzan a componer el paisaje son parte de su inconfundible identidad. La ciudad de Clorinda, es la última de este itinerario en territorio Argentino. Luego de pasar más de una hora realizando los trámites en la aduana ingresamos a la República del Paraguay. Nuestro viaje de Buenos Aires a Asunción estaba llegando a su fin.

Ingresando a Asunción

El río Pilcomayo marca el límite, y la Ruta 11 se convierte en la Falcón-Clorinda. Desde allí se llega al Puente Remanso que atraviesa el río Paraguay y regala una majestuosa e imponente vista de los suburbios de la capital paraguaya. El recorrido finalizó unos cuarenta minutos después, al arribar a la terminar de ómnibus en el centro de la ciudad ya pasado el mediodía.

El viaje total de Buenos Aires a Asunción tuvo una duración aproximada de 20 horas, y si bien fue muy largo, me generó mucha satisfacción haber realizado esa experiencia y salir de la zona de confort. ¿Me habré convertido ya en una viajante todo terreno? ¿Cómo seguirá todo esto? ¿Me animaré a más? ¿Será todo mucho más cómodo en lo que queda de viaje?

¡No te pierdas el próximo destino!

Si te quieres seguir leyendo contenido sobre el mundo, cultura e idiomas, puedes visitar nuestra sección Crónicas del mundo: https://elmundoandme.com/cronicas-del-mundo/

Panorámica de Asunción (by Anton Lukin)

Deja un comentario